sábado, marzo 03, 2012

Te deseo

1)
Que ames, que seas amado.
Que seas breve en olvidar y que no guardes rencores.
Que sepas Ser sin desesperar.
Que tengas amigos valientes y fieles y que tengas enemigos.
Que seas útil, más no insustituible.
Que seas tolerante, con los que se equivocan mucho e irremediablemente,

2)
Que siendo joven no madures demasiado de prisa, y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer, y que siendo viejo no desesperes.
Que seas triste. No todo el año, sino apenas un día.
Que descubras que existen y que te rodean, seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices.
Que plantes una semilla y la acompañes en su crecimiento, para que descubras de cuantas vidas está hecho un árbol.

3)
Que tengas dinero,
Que ninguno de tus afectos muera, pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.
Que, siendo hombre, tengas una buena mujer, y que siendo mujer, tengas un buen hombre, mañana y al día siguiente, y que cuando estén exhaustos y sonrientes, hablen sobre amor para recomenzar.

4)
Si todas estas cosas llegaran a pasar, no tengo más nada que desearte.

domingo, enero 08, 2012

Mi distinta felicidad

Al final, lo que más estoy valorando en este momento de mi vida, es la coherencia entre las emociones, sentimientos y acciones.
Así al menos, es como quiero vivir mi vida...y por lo mismo, es lo que espero de la gente que me rodea.

Me gusta lo que hago, lo que he logrado, lo que sueño. Soy una persona que, a pesar de momentos de profunda pena y desilusión, soy feliz.

Me gusta haber llegado a un momento de mi vida en que logro sentir que a pesar de las cosas que puedan pasarme, tengo varias capacidades que me ayudan a seguir siendo feliz.

Aún mantengo la capacidad de sorprenderme y maravillarme con las cosas pequeñas...
Aún mantengo la esperanza y los sueños de la construcción de un mundo mejor...
Aún mantengo la fuerza de desearle lo mejor a las personas que me han desilusionado...

Qué viene ahora?
Cerrar ciclos. Prefiero no avanzar con ciclos y heridas abiertas. Viene también la búsqueda de nuevos sueños...(incansablemente seguir soñando)
Viene un momento para sufrir la desilusión y para sentir la pena...y gracias a esto, viene un momento para recordarme que tengo sentimientos, que tengo corazón...un momento que me encanta: volver a conectarme conmigo mismo.

Gracias a estos momentos puedo decir con absoluta certeza que, a pesar de todo, soy feliz...

domingo, noviembre 13, 2011

Pensamientos en Barcelona...

Qué ironía..."No more tears" de Ozzy...
Me encanta mi viaje por España. Sólo, a lo desconocido, sin mucha preparación y todo está saliendo bien: La venida, la Hostal en Madrid, las salidas en la noche, el recorrido de lo principal, la venida en tren a Barcelona...y bueno, Barcelona es una extraordinaria ciudad.
Preciosa, moderna, multicultural, con una playa hermosa, con una noche mágica, con un exquisito clima de otoño.
Mágica, sin dudas, pero acá estoy...tomando sólo en mi pieza, con 6 camas vacías aparte de la mía. Sólo, con una botella de sangría abierta y una de cerveza y otra de whisky esperando su turno. Sólo, con un nudo en la garganta y lágrimas en los ojos.
(Por qué tendrá que existir un "Last kiss"? Qué tema!)
Hace una semana, tenía dos ideas de este viaje. Esperaba algo tranquilo, superficial y de mucho carrete
¿Y qué he obtenido? Lo mismo que esperaba en términos de tranquilidad y de carrete, pero no ha sido lo mismo en términos de superficialidad.. Ha sido un viaje de mucha profundidad, de harta introspección, de pensar harto, de sentir mucho más aún. De conocerme más, cosa que no esperaba ni buscaba. ("Father to son" es una extraordinaria canción)
Aún con el nudo en la garganta, pero con menos lágrimas en los ojos...y sigo pensando que ha sido un viaje maravilloso.
Con cosas que no esperaba, es cierto, pero lleno de momentos tan especiales, que espero llegar a Santiago con una mirada distinta de las cosas.
No sé en que estaba enfocado...no sé si es lo que me gusta o lo que quiero...quizás todo cambie hoy en la noche, pero lo único que sé es que tengo pena. Que quiero provocar cosas en mi vida que no he provocado hasta ahora...que quiero un sentido distinto.
(Voy en "One year of love", de la Reina...Me asusta que se acerque tan rápido "I wanted to cry, but the tears wouldn't come")
Descubrí que no quiero estar solo. Que vivo para acompañar, y desde la compañía, o desde el amor, vivir...círculo virtuoso que le llaman.
Descubrí que no me gusta estar solo y que por algo pienso en ti a cada segundo.
Gui, esto es para ti, algo me pasa. Amo tu sonrisa, amo tus abrazos, amo pensar en ti cuando estoy solo, aunque me provoque pena estando un martes cualquiera en Barcelona.
Ha sido un viaje maravilloso. Ahora voy a salir, voy a descubrir una nueva noche en esta mágica ciudad, pero nada va a cambiar dentro de mí. Sigo pensando que las alegrías del viaje han sido increibles y sigo pensando que las penas son una parte clave de una instancia de introspección tan grande.
Ya pasó "I wanted to cry" y no fue tan terrible. Mientras uno más se conoce, menos duelen los sentimientos difíciles.
Ahora suena "The best it's yet to come" y estoy sonriendo. Sonriendo con pena, sintiendo un vacío, pero sonriendo.
Estoy eligiendo crecer, estoy eligiendo jugármela por lo que siento. Estoy eligiendo que esta pena no sea en vano y que, tal como este viaje, también me sirva para seguir creciendo.
Te estoy eligiendo a ti...(Wow!! "Marry me"...)
Es momento de cerrar, pero sobre todo de agradecer.
Agradezco los momentos vividos en este viaje. Agradezco lo que he podido conocer, tanto de Madrid y de Barcelona, como de mi mismo. Agradezco darme cuenta que aún tengo sentimientos muy fuertes dentro mío; sentimientos que quiero que salgan y que inunden mi vida y la del resto.
Agradezco confirmar que tengo pasión, que vivo con pasión y que, independiente de las circunstancias, hay dos cosas que siempre me guían: la pasión y la capacidad de soñar...Soñar, por ejemplo, con que todo esto tiene un sentido y que es una parte fundamental de mi crecimiento.
("Clayman" es una excelente canción para cerrar...."Can I teach the world, mi supernatural art?...I feel so invincible:::"
Ahh...última cosa, que estaba olvidando: "Somewhere in the world tonight, everything's all right..."

lunes, mayo 31, 2010

Vuelvo a hacer girar mi mundo...

¡Qué ganas tenía de volver a sentir estas cosquillas!

Es increíble cómo uno puede hacer girar el mundo; es sorprendente cómo uno se busca las oportunidades...y cómo la diferencia la hacen los que las saben encontrar y después aprovechar.

Y en eso estoy...cambiando mi mundo. Creándome nuevas oportunidades. Encontrando lo que quiero en estos momentos.

Y a tí, gracias por ser tú, por estar acá y por lo que hemos estado viviendo. ♥

Feliz de ver cómo el mundo se hace girar haciendo lo que me hace feliz.
Feliz de ver cómo el mundo se hace girar de a dos.
...¡Feliz!...

jueves, marzo 04, 2010

Esperanza

La esperanza es lo último que se pierde, dicen...Por eso, cuando escucho las voces y veo las miradas deseperanzadas de miles de chilenos, siento una gran angustia y las ganas de que todo esto haya sido un mal sueño.

Esto un llamado a la esperanza...

Es un llamado a pensar que hay momentos en la vida que representan un punto de inflexión en el camino recorrido. Que, desde ahora, todo puede ser como lo hemos soñado.
Un llamado a crear, desde hoy, el mundo en que queremos vivir. A crearlo sin ese miedo característico de que no se puede, porque ya no hay miedo. Todo el miedo se acabó el día del terremoto y viendo las consecuencias...y no me refiero a las réplicas, sino a los saqueos, a los asaltos.

Te pregunto: ¿Qué se siente vivir atreviéndose, vivir sabiendo que ya no se puede tener más miedo del que ya tuviste?

Ya no hay miedo. Tenemos, en cambio, la posibilidad de hacer andar un gran motor que nos mueva y nos haga seguir avanzando.

Chile no está en el suelo. Hay casas en el suelo, sí. Hay edificios inhabitables, también. Pero hay sobre todo, hay corazones dispuestos a darlo todo. Hay pasión para lograr que cada persona que está caida, se ponga de pie. Ahora es cuando.

Les dejo algunas frases que he escuchado de la gente con ese fuego interno que no se apaga:
"Perdí todo...Soy profesora de una escuela rural, pero les digo a mis alumnos que me esperen, porque voy a volver a hacerles clases, sea como sea"
"¿Mi casa? Se derrumbó, pero estamos vivos, que es lo importante"
"Lo más importante es que mis manos quedaron sanas, para volver a trabajar y levantar a la familia"

Los países que caen, las personas que no se levantan, son aquellas que dejan que su fuego interior se apague...
Y desde acá, mientras podamos, tenemos que hacernos cargo de mantener vivas las llamas de los corazones de las personas que no están bien...
Si para ti es difícil ayudar desde la distancia, alrededor de nosotros podemos encontrar gente con la que interactuamos todos los días que pueden estar a punto de caer...(¿Sabes cómo quedó la persona que hace el aseo en tu oficina después del terremoto? ¿Sabes si la casa del conserje de tu edificio resistió?)

La fuerza más grande que ha azotado Chile en el último tiempo vino desde lo profundo de la tierra. Es el momento de que la fuerza más grande que nos mantenga vivos venga desde lo más profundo de cada uno de nosotros.

Pregunto, como tantas veces: ¿Quién se suma a las personas que queremos construir un mundo mejor?

Y por último...Nunca, nunca, dejemos de soñar...Los sueños hechos realidad comienzan con un sueño...
Yo ahora, sueño y me pongo a trabajar por construir el país que siempre he querido...¡¡Ahora es cuando!!

viernes, septiembre 04, 2009

Construyendo un mundo mejor para vivir.

Hace una semana, estuve sentado en el edificio de postgrado de la Universidad Adolfo Ibáñez, entrevistado por Ignacio Fernández y con un público de aproximadamente 30 alumnos y ex-alumnos del MPO escuchando.

Aparte de la alegría de aportarle con lo que he vivido a un grupo de alumnos, aparte de la felicidad de sentir que voy marcando un camino aunque levante polvo, agradezco profundamente el MPO Studio, porque fue la instancia perfecta para vivir varios insights.

Fue potente darme cuenta que, llegado un momento, dejé de pensar en mí, dejé hacer las cosas pensando en el sentido trascendente que les doy. Fue muy fuerte sentir que, por un momento, había dejado de darle importancia a las cosas que realmente tienen importancia para mí.

Al respecto, he estado durante más de una semana replanteándome muchos aspectos de mi vida.
¿Qué me habrá pasado que dejé de lado el sentido?
¿Qué espero?...¿Qué estoy buscando?...¿Qué he encontrado?
En definitiva, para ir avanzando hacia donde quiero llegar, ¿Qué tengo?


Tengo pasión
. Definitivamente, volví a hacer las cosas con la pasión más potente que me mueve. Con pasión, no sólo me muevo a mí mismo, sino que soy capaz de mover al mundo.

Tengo un sentido. La conexión con el objetivo más grande que tengo, es lo que me mantiene de pie y mirando hacia adelante. Hacer de este mundo un mejor lugar para vivir es definitivamente, lo que quiero y lo que voy encontrando al hacer las cosas de forma consistente con mis valores.

Tengo una sombra para cada luz. Así me mantengo vivo, avanzando y con la esperanza de que aún tengo espacios de mejora.

Tengo ilusión. Y es grande. Tengo la ilusión de que este mundo sí se puede construir mejor. Tengo la ilusión de que construir un mundo mejor sí depende de mí y de los que se animen a caminar conmigo en este sueño.

Tengo actitud y seguridad en mí.. No estoy dispuesto a que lo que me rodea, a que el contexto, me haga darme por vencido. El sueño hecho realidad es de los que nos atrevemos a soñar...y ahora que ya he dado los primeros pasos para alcanzar mis sueños, no voy a parar.


¿Quién se suma?


video

jueves, febrero 05, 2009

¿Cómo perder su talento?

En general, prefiero mirar las cosas desde la positividad. En circunstancias normales, a este artículo le habría llamado "¿Cómo retener su talento?" o algo similar.

Sin embargo, esto pretende ser un relato de la realidad más que un intento por cambiarla. Hay momentos en que ni las escasas fuerzas ni la decreciente motivación alcanzan.

Todo parte desde el liderazgo; es absolutamente clave.

Por eso, si usted necesita o quiere perder un talento de su equipo, tiene todo para hacerlo. Comience generando objetivos poco claros y además, alejados del negocio. Preocupese que todas sus iniciativas estén enfocadas en satisfacer nimiedades y deje de lado el aporte de valor. RRHH no está para eso.

Acá tiene su gran principio: Un área de RRHH es absolutamente incapaz de generar valor agregado, por lo que debemos dedicarnos a administrar con eficacia. Si ve algún atisbo de generación de valor, interrúmpalo, córtelo, antes que pueda despegar.
Para lograr esto, le ayudará mucho conformar un equipo similar a sus características. Productivo, pero sin energía. Eficaz, pero sin niguna capacidad de agregar valor. Forme un equipo simplemente cumplidor.

Siguiendo esta línea, transforme en burocrático, todos los procesos que antes funcionaban limpiamente y transforme en administrativos todos los procesos que, con esfuerzo de sus talentos, habían llegado a ser valiosos para la empresa.

Tenga un sistema de compensaciones poco equitativo. Si puede, páguele más a la gente que está transformando magistralmente el área de RRHH en lo que usted busca: Un área sin peso estratégico, pero extremadamente cumplidora.
Eso si, que no se vaya a enterar la gente que le agrega valor, porque ellos (tan egocéntricos como siempre) piensan que deberían ganar al menos lo mismo que ese excelente experto administrativo.

Mantenga su pensamiento que lo ha llevado hasta donde está: El trabajo clave y relevante de su equipo sólo lo pueden realizar sentados en su escritorio. Para qué perder tanto tiempo en reuniones, sobre todo con los gerentes de otras áreas. La reuniones de la gente de su equipo sólo pueden ser largas cuando se están solucionando aquellos problemas claves para la productividad: Nóminas, fechas, construcción de una presentación en power point. Que a nadie de su equipo se le ocurra andar perdiendo su tiempo en conversaciones acerca de la estrategia con gerentes de otras áreas. Aún menos, les dé permiso para viajar cuando se trata de proyectos importantes...Sus talentos son irremplazables en su escritorio, contestando el teléfono y los mails, pero en otras regiones del país donde se quiere implementar el proyecto que él lleva a cabo, ahí sí que es reemplazable.

Como detalle final: Si por casualidad pertenece a un Grupo o un Holding, escriba en su firma de los correos electrónicos el nombre de una sola de las empresas, ojalá aquella que no sea la principal cartera de su talento.

No es díficil. Siga este pequeño manual y seguramente logrará construir el área de RRHH que está buscando en un corto plazo...Recuerde que el talento tiene esa extraña capacidad de encontrar siempre nuevas opciones en otros lados donde aquel líder absurdo quiera retenerlo.

jueves, diciembre 11, 2008

¿Cuál es nuestro valor agregado?

He escuchado en varias empresas que he conocido (como consultor o como trabajador), el clásico comentario de personas de RRHH que, en busca de validación, hablan de su búsqueda de convertirse en un "socio estratégico"

Ser "socio estratégico" es una frase tan recurrente dentro de RRHH, que ha perdido casi completamente el sentido para mí. Escucho mucha gente que dice ser socio estratégico, que quiere ser socio estratégico, que sueña con ser reconocido como socio estratégico y que se sienta en su escritorio todos los días a hacer lo mismo de siempre...Gestionar papeles, realizar sus rutinas, cumplir con los procedimientos...

¿Cómo estamos validándonos como área? ¿Somos claves para el negocio?

¿Es relevante para nuestro gerente general disminuir la rotación de un 10% a un 8%? ¿Es relevante para nuestros accionistas subir de 80.000 horas por persona a 90.000 por persona en temas de formación?

Sin duda, los objetivos que muchas veces nos ponemos no son relevantes para nadie más que para nosotros mismos.

¿Por qué?

Porque no conocemos realmente el nogocio.
Haciendo una autocrítica, ¿qué tanto conocemos a nuestras áreas financieras, comerciales, tecnológicas o de operaciones?

Como encargado de la formación de una importante empresa nacional, no me basta con saber que a la gente de ventas no la puedo sacar para una capacitación los últimos días de cada quincena. No puede ser que nuestro mayor acercamiento al negocio se reduzca a saber que los últimos días de cada quincena es el cierre de las metas.

Últimamente me he sentido en un mundo de recursos humanos muy débil y poco validado y eso no es culpa de los accionistas, ni gerentes de otras áreas. Es nuestra exclusiva responsabilidad: He llegado a escuchar que ahora que la crisis nos golpea, tenemos que cortar la formación de personas en temas de liderazgo o managment (los famosos temas blandos) y tenemos que darle fuerte a la capacitación en productos y técnicas de ventas, porque la crisis se supera vendiendo.

¿Queeeeeeeeé?
¿Realmente aportamos al negocio? ¿Qué es esto? ¿Es realmente ser socio estratégico o es ser un experto administrativo? ¿Ésta es nuestra forma de generar cambios?
No he investigado aún, pero podría afirmar desde ya que las empresas que inviertan en sus líderes y en los temas más estratégicos, superarán con mucho mejores herramientas (y mejores números) esta crisis, que aquellas que inviertan en lo obvio: Productos, servicios, ventas...

En general, no aportamos...¿Por qué? Porque no lo conocemos.
¿Somos capaces de sentarnos con un gerente comercial a diseñar un plan de formación que impacte en las ventas? ¿Somos capaces de sacar una línea de tendencia de lo que deberían vender nuestras FFVV y hacer el contraste (y ver los cambios) después de lo que hacemos como área?
(Sé que hay otras variables que influyen y que es improbable aislarlas todas, pero si no creemos que RRHH puede impactar en los resultados, ¿para qué seguimos trabajando en esto!!?)

¿Somos capaces de identificar los indicadores que nos llevarán a mejores resultados?

Nuestros esquemas de gestión del talento, nuestras evaluaciones de desempeño, nuestros programas de retroalimentación, nuestras políticas de selección, nuestros diseños de la formación, nuestros sistemas de compensaciones, ¿están diseñados para aportar valor? ¿O están diseñados para cumplir con lo que le corresponde por historia a RRHH? (Cumplir administrativamente o ser un gran adalid de las personas de la empresa?)

Otro de los comentarios que escucho en RRHH es que somos un área de apoyo. Si bien es cierto, me gustaría hacer algunas distinciones. Ser un área de apoyo no significa cumplir en todo a las áreas comerciales y financieras, sino que significa sentarnos en la mesa con lso gerentes y jefes comerciales y aportar para alcanzar resultados y objetivos desde la mirada de las personas. Somos expertos en personas (se supone, aunque cada vez lo dudo más, salvo excepciones) y desde ahí, podemos argumentar, podemos refutar, podemos estar en contra de lo que piensa un gerente comercial y aportarle una nueva mirada. Tenemos que empezar a discutir con ellos con altura de miras.

¿Cómo alcanzamos resultados para nuestros accionistas? ¿Cómo hacemos progresar a nuestra sociedad?

Estas son las preguntas que desde RRHH debemos respondernos. No se trata sólo de seleccionar, de cubrir vacantes, de hacer más horas/hombre, de ascender a una persona que se lo merece. Se trata de aportar, de marcar diferencias, de generar valor agregado.

Dejo la pregunta planteada:
¿Dónde estamos impactando como RRHH? ¿Qué pasaría en la empresa si tu área de RRHH se acaba? ¿Pasaría algo grave? ¿Pasaría algo que alguien no pueda hacer desde otra área?

Tú, ¿cómo lo estás haciendo desde tu cargo en RRHH en tu empresa?
Cuando te vayas de donde estás, ¿alguien que no sea de RRHH te recordará por tu estilo de hacer una gestión distina y por los resultados que alcanzaste por ello?

Dejo abierta la discusión...

viernes, noviembre 14, 2008

BSC Personal

A principios de año me hice un Balanced Scorecard Personal...
Transcurrido casi un año desde entonces, este es el resultado.


lunes, octubre 06, 2008

Empezando a cerrar el año.

Empezando el último trimestre de un año intenso, me siento feliz.
Me puse algunas metas a principio de año y siento que, aunque aún faltan 3 meses para terminarlo, las cumplí. (¿Debería haber sido más exigente conmigo mismo?)

He logrado resultado notables, que ni siquiera yo esperaba. He logrado un reconocimiento de parte de la primer línea que no esperaba que existiera en un mundo tan rápido y frío como la industria financiera. (¿Seré yo quien provoco eso, o antes de mí el reconocimiento era igual?)

He vivido tres grandes hitos que me han reforzado la creencia de que voy por buen camino.

En primer lugar, he vuelto a la relatoría. A principio de año, en febrero cuando estaba recién llegado a BBVA / Provida decidí que quería cambiarle la cara al rol del Gestor de Formación (mi cargo). Yo no soy para estar detrás de un escritorio coordinando y gestionando. La forma en que concibo el rol de RRHH es junto a la gente, como generador y como compañia de los procesos de cambio y, después de algunos meses, lo he logrado. Cambió mi rol y podría decir que 1/3 de mi tiempo lo dedico a la formación en talleres. Actitud, trabajo en equipo, liderazgo, gestión del cambio, son algunos de los temas que me han pedido realizar como talleres dentro del Grupo.

Logré cambiar lo establecido. Sabía que llegaba a un cargo que no me llenaba y de a poco, estoy logrando que me llene, gracias a que cada vez tengo más claro que crear un mundo mejor para vivir depende de mi. Y si yo no me adecúo a un contexo, puedo adecuar el contexto a mí.

En segundo lugar, hace poco quedó vacante un cargo dentro de Provida: Product Manager del área comercial. He conocido de cerca el área comercial y es una división que cada vez encuentro más atractiva. Sin embargo, nunca pensé que podría tener la capacidad o los conocimientos para entrar ahí. Eso, hasta que el gerente comercial me comentó que la persona que ocupara el cargo vacante tenía que ser yo....¡¡yo?? ¿yo como Product Manager? El mismo gerente se lo comentó a un par de personas más dentro de RRHH...Por ahora, sigo en Formación...pero la puerta quedó abierta y la próxima oportunidad es mía.
Dicho sea de paso, no tomé el desafío en este momento, porque por algunos cambios internos dentro de RRHH, pasé a ser el más antiguo del equipo de Formación, con 8 meses de trabajo. Tuve 3 cambios de compañeros y el cambio de mi jefatura directa...Y lo que se viene, lo encuentro un desafío tanto o más emocionante que el área comercial...por ahora.

Y en tercer lugar, fui seleccionado dentro del equipo de RRHH para un curso de Liderazgo de 5 días que se realiza en Reñaca, con la Universidad Adolfo Ibáñez. De RRHH vamos solamente dos personas y me parece que es un buen primer paso para comenzar a tomar responsabilidades mayores. Sé que puedo y lo bueno es que en mi equipo también creen que puedo. Depende de mí confirmarlo.

En eso estoy y así se esá acabando mi año...Me faltan un par de grandes desafíos laborales más, pero los enfrento confiado y seguro. Me puse algunas metas que estaban absolutamente fuera de todos los parámetros, pero ya se está empezando a hablar de aquella persona de formación que, poco a poco, está cambiando la forma de hacer las cosas en el Grupo BBVA, apoyado en los siempre necesarios grandes resultados.

Ahora, puedo mirar hacia atrás y ver lo que ha sido este año y estoy contento.
Me la he jugado y he conseguido las metas que me he planteado...y es en este momento donde vuelvo a agradecerte por todo el apoyo, mi amor.
Gaby, tú completas todo en mi mundo y me acompañas en este, nuestro camino. Te amo.

Raimundo

viernes, julio 04, 2008

Desafíos

Laboralmente, no han sido fáciles los últimos meses. Me cambié de trabajo buscando nuevos desafíos, un techo distinto, intensidad, cansacio...Buscando encontrar mi límite poniendo en juego al máximo mis capacidades.

¿Quería desafíos?
Encontré desafíos.

Lo más sutil que podría decir de este trabajo es que ha sido intenso. No logro hacerme el tiempo para pensar, no logro parar ni un segundo al día de hacer cosas. Días sin almorzar a veces, salidas bastante más tardes de lo que debería e incluso así no logro terminar con lo que tengo que hacer. Muchas veces ni siquiera logro terminar con las priordiades que me planteo.

A pesar de esto, me ha ido bien. Mi trabajo tiene la gracia de que es evaluado con notas por una superintendencia y en dos evaluaciones en menos de 6 meses, he obtenido un 94% y un 95%, notas históricas no sólo para Provida, sino que para todas las AFP.

Además, he crecido enormemente. Como profesional, como persona y también en crecido en los aportes que siento que le hago a la sociedad (incluso más allá del Grupo BBVA)
A pesar que no soy muy tendiente a identificarme con slogans prefabricados (Visión o Misión) que al final no se llevan a cabo para los trabajadores, realmente me siento trabajando por un futuro mejor para las personas. Realmente siento que lo logro desde mi trabajo actual.

Actualmente, estoy empezando a plantearme nuevos objetivos. Probablemente tenga un cambio importante en términos de mi trabajo. Probablemente mi carga va a aumentar, aunque con proyectos que realmente me mueven y dejando de lado otros que me motivan menos o en los que, sencillamente, no creo y que actualmente estoy haciendo.

Siento que se abren nuevas ventanas en mi camino, nuevos desafíos que me van a exigir mucho más. El contexto me va a obligar a potenciar habilidades y características que hasta ahora no he sabido desarrollar.

Y esto me tiene feliz...Últimamente he tenido varios días en que me despierto sin ganas de hacer lo que estoy haciendo y este nuevo giro que veo en el horizonte me mueve...me ha hecho volver a sentir que estoy en el camino correcto y, a pesar de todo, en el lugar adecuado para desarrollarme y potenciarme de la mejor manera posible.

Para finalizar, dos ejemplos de cómo me ha ido.

Tenía una reunión con el gerente comercial de Provida y con el "subgerente comercial" (no es ese el nombre del cargo, pero es el segundo a bordo) y terminamos en 15 minutos. Todos habíamos cumplido nuestros compromisos y definimos rápidamente los pasos a seguir...Y en vez de cerrar la reunión, me dijeron que, aprovechando que estaba ahí podíamos conversar de otros nuevos proyectos para los que necesitaban mi apoyo. Hablamos de los otros proyectos y al terminar, me agradecieron por la reunión porque sabían que conmigo se aseguraban que las cosas resultaban y que, además, se saltaban la burocrasia que constantemente los frena en sus proyectos. Y eso que el primer reto grande que me tuve que comer fue de este mismo gerente comercial (y fue en público)

El segundo ejemplo, es con un grupo de personas de todo Chile que participa en un programa de desarrollo profesional de 3 meses para llegar a ser jefe de agencia. Comenzaron en diciembre y todavía no logro cerrarlo. Ha sido un proceso largo, intenso, my difícil de cerrar...y a pesar de eso, entre ayer y hoy hicimos los últimos cursos. La gente al llegar me saluda de abrazo. Por errores de coordinación, las comidas tuvieron que pagarlas de su bolsillo y no me lo scan en cara...y cuando me estoy yendo, me piden que antes me saque una foto con todos y todas.

En el primer ejemplo, veo claramente logros profesionales. En el segundo, siento con el cariño de la gente, los logros personales dentro del Grupo.

Para finalizar, quier agregar que el mejor aporte de energía y fuerza no viene de la pega, sino del corazón. Gracias mi amor, por todo lo que me ayudas, entregas, aportas...Gracias Gaby, por ser mi fuerza y mi apoyo. Te amo.

martes, marzo 11, 2008

Adelante...

"Cuando uno mira mucho algo, se convierte en ese algo...". Este domingo, durante el MPO Summit 2008, escuché esta frase y me movió todo el piso.

Todo lo que estaba haciendo, todo lo que no quiero ser, pasaba delante de mis ojos en pocos segundos, acercándose a un quiebre...

En estos momentos estoy pleno. Estoy concretando algunos proyectos que he perseguido durante mucho tiempo y a los que les he dedicado corazón, energía...Sonrisas, aceptación, pasión, esperanza...Sobre todo, pasión y esperanza.

Y ahora, que estoy en proceso de disfrutar lo conseguido, me pregunto cómo está mi capacidad para mirar desde el balcón. Para alejarme un poco y dejar de mirar estos proyectos como esas cosas que se miran cuando no se tienen: Fijamente, sin despegar los ojos...Deseándolas con todas las energías de las que soy capaz.

¿Cómo hacerlo para dejar de mirar estas alegrías desde el frente y poder pararme a su lado, mirando hacia el futuro...hacia lo que viene?

Disfrutando el presente, obvio, pero sin perder de vista que este camino no se termina cuando las alegrías se viven más intensamente, sino que, justo en ese momento, el camino recién esta comenzando.

Me estaba convirtiendo en espejo, en clon de lo que me provocaba tanta alegría...Ya no era un aporte, era una copia. Reaccioné justo a tiempo, antes de poner en juego lo que más quiero en este mundo y que no me necesita como un espejo, sino como un aporte que mire hacia el futuro...hacia lo maravilloso de lo que se viene desde ahora en adelante.

Post-Data...: ;)

Personal Balanced Scorecard

El producto final...



Ufff...

lunes, febrero 04, 2008

¿Amor? ¿Amar? ¿Dónde ponemos el foco?

video

Muchas veces he oído decir que los sentimientos no se pueden forzar: O existen o no existen. O están o no están. Y si no están, no hay nada que hacer con respecto a eso.

¡Qué simple puede llegar a sonar esa afirmación! Y lo peor de todo, es que es muy fácil estar de acuerdo y perder oportunidades hermosas.

Si bien, estoy de acuerdo con que los sentimientos no se pueden forzar, discrepo en que no haya nada que hacer.

La diferencia, sutil diferencia, la hace (nuevamente) el dónde ponemos nuestro foco, al igual que en cualquier situación en nuestras vidas. Si ponemos el foco en el Amor, obviamente no hay nada que hacer: el Amor está o no está. Ahora, desde una mirada protagonista de las situaciones, incluso aunque no exista Amor, el foco de atención y de acción pueden ponerse sobre el Amar, es decir, sobre lo que sí está en nuestras manos.

Es distinto enfocarse en una conducta, Amar; que depende de nosotros llevar a cabo, que en un sentimiento sobre lo cual no hay posibilidad de influir, como el Amor...a no ser que se quiera Amar.

Siempre hay pequeños gestos y acciones que podemos realizar para Amar. El tema se encuentra en otro nivel, un niel de trascendencia: La pregunta que debemos responder, es sobre el para qué. ¿Para qué Amar si no siento Amor? ¿Para qué gastar (¿invertir?) energía en una situación en la que no existe Amor?

Respuestas, no tengo. Depende de la motivación de cada uno. Depende del sentido que una relación pueda tener para cada uno. En mi caso, es para crear un mundo mejor...y para que las personas a las que Amo puedan sentir que están rodeadas de Amor.

A la larga, si la motivación y la capacidad de Amar existe y la aprovechamos y utilizamos, el Amor surge sólo. El Amor se potencia con el Amar y no al revés. Primero viene el Amar...el Amor nace del Amar.

La invitación es a no enfocarse en lo que no depende de nosotros, sino en lo que se encuentra en nuestras manos. Crear un mundo de Amor, depende de nuestras intenciones, motivaciones y acciones de Amar.

Seguramente, si todos pudieramos dedicarnos a Amar, el mundo sería un mejor lugar para vivir. Al menos, si yo me enfoco en el Amar, empiezo a convertir el mundo en un mejor lugar.

miércoles, enero 16, 2008

Mi BSC Personal

A través de 4 dimensiones balanceadas de mi vida, surgen 6 guías o luces inspiradoras, que me ayudarán, desde este momento en adelante, a alcanzar mis objetivos personales. A seguir un proceso de desarrollo personal.

Las 4 dimensiones que utilizaré son:

1) Financiera: ¿Hasta dónde soy capaz de cubrir mis necesidades económicas?
2) Clientes: Mi pareja, mis amigos, mi familia, mis conocidos, compañeros de trabajo. La pregunta es: ¿Como me ven?
3) Procesos internos: Salud y estados de ánimo. ¿Cómo canalizar adecuadamente mi salud y mi estado anímico en pos de mis objetivos?
4) Conocimiento y aprendizaje: Mis habilidades y capacidad de aprender. ¿Cómo aprendo? ¿Cómo puedo mejorar continuamente?

Las preguntas inspiradoras que vienen a continuación, pretenden equilibrar estas 4 dimensiones personales y preparar el camino para alcanzar mis metas.

- Misión Personal:
(Quién soy: ¿Cuál es mi filosofía de vida? ¿Cuáles son mis objetivos más importantes?)

Vivir mi vida de manera apasionada y coherente entre lo que siento, pienso y hago.

- Visión Personal:
(Para dónde voy: ¿Qué valores y principios me guían? ¿Cuáles son mis ideales?)

Hacer de este mundo un mejor lugar para vivir.

- Factores críticos de éxito personales:
(Factores que me hacen irrepetible: ¿Qué es decisivo para mi éxito personal? ¿Cuáles son mis competencias más importantes?)

Mi capacidad de observarme, de trabajar con mi potencial, de ser constructivamente crítico. Un proceso de desarrollo de mi humildad, que me ayuda a aprender y seguir creciendo, porque no me pongo techos, sino pisos desde los cuales desarrollarme

- Objetivos personales:
(¿Qué resultados a corto plazo que se puedan medir, quiero alcanzar?)
Desarrollo: Independencia, Trascendencia, Impacto.

- Metas y medidas de actuación personal:
(¿Cómo puedo medir mis resultados personales?)

Con indicadores concretos y medibles: Evaluación de desempeño en el BBVA (Impacto), pareja estable (Trascendencia), la evaluación del Summit (Trascendencia e Impacto), un nuevo proyecto con el MPO Society (Trascendencia e Impacto), viviendo solo en mi departamento (independencia).

- Acciones de mejora personal:
(¿Cómo quiero conseguir los resultados? ¿Qué acciones de mejora debo realizar para conseguirlos?)

La intención no es engañarme a mi mismo, ni ser indulgente conmigo. Tomando mis metas como un desafío y, sobre todo, como una tensión movilizadora en mi vida.
Con rigurosidad, generatividad y desarrollo de mi potencial.
Con honestidad y en coherencia con mi GPS Interior.

viernes, diciembre 28, 2007

Y uno aprende

Después de un tiempo,
Uno aprende la sutil diferencia
Entre sostener una mano
Y encadenar un alma

Y uno aprende,
Que el amor no significa acostarse
Y una compañía no significa seguridad
Y uno empieza a aprender.

Que los besos no son contratos
Y los regalos no son promesas
Y uno empieza a aceptar las derrotas
Con la cabeza alta y los ojos abiertos

Y uno aprende a construir.
Todos sus caminos en el hoy,
Porque el terreno de mañana
Es demasiado inseguro para planes.

Y los futuros tienen una forma de
Caerse en la mitad.
Y después de un tiempo
Uno aprende que si es demasiado,
Hasta el calorcito del sol quema.

Así que uno planta su propio jardín
Y decora su propia alma,
En lugar de esperar, eternamente,
A que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar,
Que uno es realmente fuerte,
Que uno realmente vale,
Uno aprende y aprende.

Y con cada día uno aprende más

J.L. Borges


Ufff...Sin mayores comentarios...

viernes, diciembre 21, 2007

¿Y cómo me viví mi año 2007?

Fin de año.
Se va mi 2007...mi único año 2007 de toda mi vida, que, aunque suene obvio, es un pensamiento que ha cambiado la forma en que me vivo cada momento, cada día, cada semana, etc...

Un año 2007 que comenzó de la peor forma imaginable, contando los días que faltaban para que terminara y que se comienza a cerrar con varios broches de oro.

¡Quién lo diría!

¿Es el mismo año que empezó tan mal?: Sí, es el mismo año.
¿Es la misma persona que empezó tan mal?: No, es otra persona.

¿Qué cambió?
Sobre todo, algunas actitudes personales.

Como contaba, el año no empezó bien...de hecho, empezó muy mal. Y con el pasar de los meses, me di cuenta que la situación no iba a mejorar. Entonces, en vez de invertir fuerzas intentando cambiar las situaciones y lo que me pasaba, invertí fuerzas en cambiarme a mí; en cambiar la forma en que yo afrontaba mi contexto.

Y resultó...Ya no soy el mismo; estoy mucho más potenciado, con muchos más recursos personales.
Estoy decidiendo ser feliz, independiente de lo que me ocurra, que, obviamente me infuye, pero no me determina.

Estoy decidiendo jugarmela por proyectos que implican cambios, que implican dificultades (quizás como nunca antes en mi vida), pero los miro de frente. Confiado.

Estoy en 3 proyectos importantes actualmente.
Uno es el MPO Society (y Summit), otro, un tema laboral y por último y el más importante para mí, un tema de relaciones interpersonales.
Y los 3 me están llevando a cerrar el año con broches de oro, porque están resultando increíble.
Les he dedicado pasión, energía, actitud positiva y proactiva a cada uno de ellos. Y, en estos momentos, los 3 llenan mi vida.

Es increíble darme cuenta que, incluso aunque algunos de estos proyectos se veían casi perdidos, casi inalcanzables, voy por buen camino. Probablemente, esto se deba a que me he involucrado en ellos de manera transparente, sincera, con todo mi amor.

Y, aprendí, que cuando soy consistente y coherente entre lo que siento, lo que pienso, lo que digo y lo que hago, muy difícilmente me va a ir mal.

Este año, este "difícil" año en un comienzo, está siendo uno de mis mejores años; uno de los años que he terminado más pleno, más entero, más bien parado (aunque agotado) en mi vida.

¡Quién lo diría!

P.S.: Gracias a todos aquellos que han sido parte fundamental para mí y que, sin duda, son claves en lo que actualmente soy como persona.
Gracias Gaby, JP, Felipe V, Mali, Felipe L., Eduardo, Rodrigo, Cristián, Ignacio, Pía, Felipe H., Vale. Gracias Sole, Karen, Tomás, Lea, Pauli, Feña, Yael, Lorna (¡que buen equipo vamos a formar!). A todos aquellos que han sido apoyo, guía y compañeros de camino en este maravilloso año 2007.

Gracias.

lunes, diciembre 03, 2007

Momentos

Sábado 1° de Diciembre del 2007
MPO 2006


Momentos...


Momentos en que aprendí la sútil diferencia entre juntarse con amigos y entrelazar nuestras almas. (Por sobre todo: "Uno crece" ;))

Momentos en que disfruté la sensación de que el camino no está vacío. La sensación de que no sólo cuento con personas que están atrás para apoyarme, ni adelante para guiarme, sino que cuento con 14 corazones a mi lado para acompañarme; para recorrer juntos el camino de mi vida.

Momentos en que pude mostrar parte de las profundidades de mi corazón a un grupo de personas que, con un respeto y un amor incondicional, escucharon...En principio, sólo escucharon, como si cualquier palabra pudiera romper la magia creada entre nosotros. Esa magia que transforma en maravillosas algunas situaciones que en la cotidianidad pierden sentido. Sé que no eran necesarias las palabras, porque nuestras sonrisas irradian más luz cuando estamos cerca. (Nuevamente, "Uno crece")



De todas formas, también agradezco esos momentos posteriores en que me hicieron sentir pleno con sus palabras y con sus cartas. Quedan atesoradas en mi corazón.

Momentos...Momentos de mirarme reflejado en sus sonrisas y en sus lágirmas. Gracias por su apertura tan pura, tan verdadera...tan intensa. Por permitirnos, entre todos, crear un espacio donde nuestras emociones fluyen, acompañadas por la hermosa presencia de cada uno.

Momentos en que no sólo se escuchan declaraciones que quedan en el papel ni en el aire, sino que se demuestran y se hacen tangibles y concretas en gestos, abrazos, cariños, corazones unidos, proyectos a futuro.

Qué más decir, sino solamente ¡gracias!
Una gran parte de mi corazón es de cada uno de ustedes.

jueves, noviembre 29, 2007

Todo o nada

Este es uno de esos momentos en mi vida en que aparece una experiencia que me mueve todo el piso y que me obliga, al fin, a despertar...A darme cuenta que tengo que salirme de la burbuja lingüística que me encierra y llevar a la práctica todo lo que me digo.

Ya basta de "tratar" de dar algunos pasos.
Me he pasado la vida tratando de hacer cosas en vez de simplemente hacerlas o no hacerlas.

Me he pasado la vida justificándome por algunas cosas que he dejado de hacer, diciendo:
"Hice todo lo posible: ¡Traté!"

Lo peor es que a veces lo digo casi con orgullo, con la satisfacción de la persona que busca autoconvencerse que hizo su mejor esfuerzo, sabiendo que no es verdad.

Tratar...Tratar...

Es interesante lo que me sucede con la palabra "tratar." Es una palabra que no tiene indicador de logro y por lo mismo, haga lo que haga, puedo justificarme diciendo que traté. Total, ni siquiera yo mismo entiendo que significa tratar. Entonces, quedo emocionalmente tranquilo, pero entro en un loop en el cual trato, trato de tratar, trato de tratar de tratar, trato de no tratar, etc., pero que no me lleva a alcanzar lo que quiero.

Me gustaría, por una vez, dejar de tratar y empezar a hacer, sobre todo cuando algunos de mis proyectos más importantes empiezan a tambalear porque sigo y sigo tratando y no me decido, de una vez por todas, a hacer lo que siento.

El dejar de tratar y empezar a hacer, me puede llevar al peligroso y difuso límite del todo o nada. Jugármela implica posibilidades de perder (de hecho, en relación al tratar, el hacer aumenta las posibilidades de fracaso), pero sobre todo, implica posibilidades de alcanzar...de lograr.

Y hacia allá busco ir...Hacia mis logros. Hacia objetivos que tengo claros, pero lejanos, por mi insistente estrategia de tratar de alcanzarlos

...¡¡Qué fuerte tembló en mi vida!!

lunes, noviembre 12, 2007

Haciendo más de lo mismo, he obtenido lo mismo.

Alguna vez, Albert Einstein dijo: "Loco es el que hace más de lo mismo, esperando resultados diferentes" o en otras palabras, si quieres un resultado diferente, no hagas más de lo mismo.

Como seres humanos, tendemos a juzgarnos a nosotros mismos por nuestras intenciones y al resto por sus acciones y las consecuencias. Esta forma de funcionar, que puede llegar a ser muy sana para la autoestima, el ego y el cuidado personal, tiene algunos contras.

Personalmente, por ejemplo, muchas veces no tolero lo que hacen otros. Como no veo intenciones de fondo, tiendo a enjuiciar. Puedo llegar a creer que el otro tiene posibilidades de mejorar tendientes a cero.

Eso me pasa por el lado de juzgar sólo las acciones de los otros.

Y para no dejarlo solamente fuera de mí, el juzgar solamente mis intenciones, sin ver hechos o consecuencias, también tiene sus contras.

Hoy día fue un día de insight. Me di cuenta que al juzgar mis intenciones y no lo que hago o esas consecuencias, he llegado a ser demasiado transigente conmigo mismo. He vivido últimamente con una baja capacidad de mejorar en relación a mi potencial, debido a que "como mis intenciones son buenas, seguramente estoy haciendo lo correcto." (Algo así han sido mis diálogos internos desde un tiempo a esta parte.)

Me di cuenta de esto pensando en algunas relaciones interpersonales. En algunas, he tomado un "rol" de patrocinador (inconcientemente), lo que me pone en una cierta posición en relación a un otro. Este rol permite llenar los vasos de otros. Potenciar sus recursos. Defender, proteger, amapar y favorecer a otros.

¡Que linda intención hay detrás de actuar así!

Sin embargo, el resultado que obtenía de esas relaciones, no era el esperado. Y cuando mi resultado era diferente a las expectativas, me frustraba. Me enredaba en el juicio de que había fracasado.

Mis expectativas no eran las de crear relaciones verticales (el patrocinador, de una u otra forma, está por sobre el patrocinado). Mis esperanzas estaban puestas en lograr justamente lo contrario: relaciones horizontales.

Y de esa forma, patrocinando, podía pasarme años tratando de alcanzar relaciones horizontales y no las obtenía...¡pero mis intenciones eran tan buenas que no cambiaba!

No obtener los resultados esperados me puso muchas veces en una postura de víctima: Esperaba que los otros cambiaran para adecuarse a lo que yo les entregaba como patrocinador y, desde ahí, crear las relaciones que yo esperaba.

Hoy se me prendió la alarma: Logré darme cuenta que estaba actuando como patrocinador en relaciones que requieren que haga cosas distintas, que tome otros roles...Haciendo lo mismo de siempre, he obtenido lo mismo. ¡Llevo años tratando de obtener resultados diferentes y sigo haciendo lo mismo!

Me puse a pensar, que, para poder obtener resultados diferentes, tengo que deconstruir lo que he construido como patrocinador (al menos una parte) y empezar de nuevo de otra forma.

¿Alternativas?
Dos. Pensar una estrategia o dejarme fluir.

Hasta antes de llegar a la frase anterior, no tenía claro que alternativa seguir. Ahora se me prendió otra luz de alarma: Si elijo pensar una estrategia, probablemente voy a caer de nuevo en el patrocinio, porque es la estrategia que mejor conozco.

Dejarme fluir desde mis emociones y lo que siento, quizás no me lleve al resultado que espero, pero al menos me llevará a resultados diferentes...y a estas alturas, eso es un gran paso.

lunes, octubre 15, 2007

Tiempo para mí.

Hoy decidí salir a trotar. Hace 9 meses que no lo hacía y fueron 40 minutos.
Salí a trotar porque yo quise...Y fue lindo dedicarme 40 minutos a mí, para pensar, para reflexionar y para darme cuenta de algunas cosas...

Saliendo de mi casa, la calle es plana, pero una cuadra más adelante, hay una subida enoooorme. Me encontré de frente a esta subida y mi primer pensamiento fue que no me la iba a poder, aunque mis piernas no se detuvieron...Sin darme cuenta ni tiempo para detenerme, estaba subiéndola. Fluyendo, me fue mucho más fácil que racionalizando. De hecho, si me hubiera puesto racional, habría tomado otro camino.
Lindo aprendizaje.

Después de unos minutos, volví a encontrarme con una subida. Ahora, lo que hice, fue subir el ritmo y me di cuenta que se me hacía mucho más fácil al aumentar la intensidad. Al hacerlo, era como si la subida no importara, sino que lo que importaba eran mis recursos.
¡Wow!

Después de un rato de trote, sentí que tenía heridas en los pies. Después de todo, llevaba largos meses sin usar esas zapatillas. Lo lindo fue darme cuenta que las heridas me las estaba haciendo en mi intento de alcanzar una meta que yo mismo me puse, y no por algo que me haya sido impuesto desde afuera. Pensándolo así, pude seguir trotando y las heridas no importaban tanto. Me hicieron bajar el ritmo, pero no detenerme. El foco estaba más allá, no en el dolor de acá.
Ufff...

En algún momento, a pesar de las heridas en los pies, decidí volver a aumentar el ritmo..."Un último esfuerzo", pensé para mí...y ¡Sorpresa! El dolor no era tan intenso como antes.
De nuevo: aumentar la intensidad y el fluir hacía que no importara el dolor, sino que volvía a centrarme en mis recursos y en mis objetivos.

Fue muy potente darme cuenta que el tema no es el dolor o las subidas, sino que son mis recursos y mi actitud hacia lo que me pasa.

Si, sentía dolor, pero yo quise seguir y aumentar el ritmo.

Al final, paré a elongar. Paré en un sendero hermoso que hay cerca de mi casa...Un sendero emocionalmente fuerte para mí, desde enero...Lo agradable, fue que paré ahí porque yo quise. De hecho, estando ahí, yo quise darme permiso para estar triste.

No traté de impedirlo, me deje fluir...Y a pesar de la tristeza, fue muy bueno darme cuenta que no fue paralizante como hace unos meses, sino que el darme permiso para sentirla fue potenciador. Incluso pude sonreir. Tristemente sonriente.


Me di 40 minutos para mí, porque yo quise y obtuve estos aprendizajes. Algunos, son justo los que andaba buscando. Otros, tengo que decantarlos aún.
Sin duda, valió la pena darme un tiempo para mí.

domingo, septiembre 30, 2007

Baby Steps

* (Primero que todo, te agradezco por el título de esto que escribo. ;) Tú sabes...)

Durante los últimos días, en los cuales (¡qué sincronía!), he sentido profundos estados emocionales que no me tenían bien, el Universo se alinea para mostrarme un poco más de lo que soy. Más de lo que soy en esencia, no sólo las cosas que hago o las decisiones que tomo.

Tuve la oportunidad de contactarme con algunas instancias que me provocan estas emociones que me tenían mal. Afortunadamente, también tuve la instancia de integrarme a un espacio de crecimiento y desarrollo personal, que me ayudó a observarme (acompañado por hermosos compañeros de camino: ¡¡Gracias Felipe, Cristián, Rodrigo, Marcelo!!) (Seminario de Robert Dilts y Deborah Bacon: "Coaching a nivel de Identidad")

Pude aprender varias cosas de mí.

Aprendí, por ejemplo, que tenía la creencia, en mis relaciones interpersonales, que si no estaba mal, sufriendo, pasando malos ratos, la gente no se acercaba a mí...pensaba que los otros pensaban: "ahh..si está bien, para qué me voy a acercar"...y eso me ponía en una posicion de víctima respecto a las cosas que me pasaban...buscaba mantener en mí algunos estados emocionales negativos, para sentir cerca a la gente que quiero.

Aprendí también, que no me gustaba dejar de sentir pena o tristeza. No me gustaba, porque al sentir pena o tristeza, podía ponerme en mi rol de víctima e iba a mantener a la gente que quiero cerca de mí.

Me di cuenta que hay otras formas de mantenerlos cerca; por ejemplo, irrandiando cosas positivas. Me di cuenta que, pudiendo transformarme en una antorcha (símbolo que he encontrado en mi interior repetidamente en los últimos días) No tengo que ser un estropajo para tener cerca a las personas que quiero (¡sí, tú!), sino que puedo tenerlas cerca por lo valioso que soy en el aquí y en el ahora.
Descubri que puedo tenerlas cerca por iluminar y no sólo porque tengan que recogerme del suelo...
Puedo tenerlas cerca por lo valioso que soy en cada momento presente, sin las culpas, los juicios y las penas del pasado, y sin la incertidumbre y los miedos del futuro.



Me di cuenta que estoy aprendiendo a soltar y dejar ir las situaciones en las que no puedo hacer nada más y que eso no me hace ser débil ni menos, sino que me muestra toda la valentía, entrega y transparencia que fui capaz de sacar de mí y entregar a cada persona a la que he querido o amado, a pesar de las circunstancias.

Aprendí, también, que en relaciones que me causan mucha pena o tristeza y en las cuales me siento devorado o inundado por mis sensaciones, no soy capaz de irradiar lo que soy aquí y ahora, sino que comienzo a proyectar mis creencias limitantes en relación a mi pasado y a mi futuro.

(Estoy dándome la bienvenida a vivir mi propia vida y no vivir la vida de los demás...o dejar que otros vivan mi propia vida)

Me di cuenta, que, en estados de centramiento logro encontrar un espacio alrededor mío (como una cápsula o una cerca) que me permite darme mi espacio para entregar lo que soy, y no lo que fuí o lo que debería ser.
Me di cuenta, que la forma más eficaz que tengo de centrarme es sonriendo. y sonreír me permite entregarme tal como soy. Entregar lo valioso que soy.



Aprendí más de mí...

Me di cuenta que cuando llego a nuevas situaciones con la actitud de "esto me lo se, soy seco en esto, no tengo mucho que aprender o esto lo hago sin ningún problema", me es más fácil perder el centro y que me salga mal...en cambio, cuando llego con la actitud de "a ver, qué puedo aprender de esto", o "con qué maestro me voy a encontrar, disfrazado de vendedor, de garzona, de vendedor del quiosco, o del mcdonald's?", llego mas centrado y me salen mejor las cosas

Es lindo sentir que el vaso no está ni medio lleno, ni medio vacío, sino que el vaso se está llenando.

domingo, septiembre 16, 2007

Altas expectativas

Varias veces he escuchado y leido que, ante situaciones nuevas o de cambio, es mejor llegar sin muchas expectativas, porque de esta forma no se corre el riesgo de desilusionarse ni de quedarse con las expectativas no cumplidas.

Hubo momentos en mi vida en que, incluso, llegué a estar de acuerdo con este pensamiento.
Pensaba que, minimizando mis expectativas, aumentaba mi capacidad de sorprenderme ante lo que llegara.
Pensaba también, que mientras menos expectativas no cumplidas tuviera en mi vida, sería una persona más feliz, más relajada, más abierta a lo que llegara.
Tener expectativas bajas era algo así como un escudo ante un mundo en el cual yo no podía influir.

Sin embargo, hoy, en una conversación interna, me di cuenta de lo equivocado que estaba...Me di cuenta que, al pensar así, estaba poniendo un escudo para protegerme ante situaciones en las que yo creía que no tenía mucho (o no tenía nada) que hacer.

De esta forma, como mi pensamiento me hacía creer que las situaciones no dependían de mí, quedaba tranquilo emocionalmente, pensando que mientras menos expectativas tuviera, más feliz sería ante lo que el destino pusiera en mi camino.

Escribiendo esto, pretendo extender aún más mi capacidad y actitud de hacer que las cosas pasen.

Si pienso que yo puedo influir en lo que me sucede, no necesito bajar mis expectativas, porque me siento capaz de hacer que lo que busco me pase; es más, de ésta forma, puedo transformar mis altas expectativas ante el cambio en un motor y no verlo como un posible foco de decepción o desesperanza.

Me he estado dando cuenta que una parte importante de las tristezas en mi vida, fue al pensar que no tenía que tener altas expectativas al hacer las cosas....al pensar que tenía que aceptar y, peor aún, sorpenderme y alegrarme ante lo que me sucediera.

Me he estado dando cuenta que, como soy capaz de hacer que las cosas pasen, puedo alinear lo que hago con mis expectativas altas y, sin dudas, lograr mis metas con la alegría de poder ser yo mismo, la fuerza creadora en mi vida.

jueves, septiembre 13, 2007

¿Comunicación efectiva?

A: - "La cosa no mejora"
B: - Hemos ido mejorando poco a poco"

A: - "A los supervisores les pagan mucho y a nosotros muy poco"
B: - "A los operarios les pagan más de lo que deberían pagarles y a nosotros menos"

A: - "Los jefes se juntan entre ellos y después sólo dan órdenes"
B: - "Veo qué necesita mi gente, les pregunto cómo están, me preocupo de ellos y doy espacios para dar ideas"

Leyendo lo anterior, podría pensarse que son diálogos entre operarios y jefes o supervisores, que están pensando y viendo sus diferentes realidades.
Si nos imaginamos un operario tosco, con poca educación y jefes del estilo "capataz", podríamos pensar que si el diálogo anterior sube de tono, incluso podría terminar en una pelea.

Lo interesante de la historia es que no es un diálogo: No existe tanto espacio ni confianza para llegar tan allá.
Son necesidades detectadas en un estudio de clima de una empresa y, curiosamente similares a necesidades detectadas en otras empresas a través de talleres y formación de personas.

¿Cómo nos comunicamos en Chile dentro de las organizaciones?
¿Cómo estamos generando espacios de confianza?
¿Cómo estamos expresando lo que nos pasa?

Estas preguntas toman relevancia, porque lo grave es que ambas partes (operarios y jefaturas), tienen razón, (después de todo, lo que cada persona percibe es completamente válido) pero las instancias y las condiciones de confianza no existen.

¿Cómo las vamos a crear?...
...porque supongo que es una necesidad de la cual, como psicólogos organizacionales tenemos que hacernos cargo.

Cuando todas estas creencias no encuentran espacios en los que puedan fluir, comienza a incubarse en las personas una de las emociones más complicadas que existen: el resentimiento, una emoción basada en el odio, pero que se expresa hacia adentro de uno mismo, por lo que se va potenciando con cada pequeño detalle que tienda a potenciar las creencias a la base.

¿Cómo trabajar dentro de un clima así? ¿Cómo crear el alto desempeño? ¿Cómo generar confianza?

Operarios, jefes, línea directiva. Cada uno por su parte pensando que lo está haciendo muy bien, pero con diálogos internos del tipo:

Operarios: "Yo me comprometo al 100%, pero mis jefes me están cagando"
Jefaturas: "Yo me comprometo al 100%, pero mi gente me está cagando y la dirección me exige, pero no me pesca"
Dirección: "Yo me comprometo al 100%, pero las personas en esta empresa me están cagando"

Ufff...¿Cómo lo hacemos?

¡Cuántas creencias limitantes surgen a partir del resentimiento!
¡Cuánto resentimiento surge a partir de un clima organizacional de temor!
¡Cuánto temor surge a partir de relaciones distantes y culturas que sólo castigan errores!
¡Cuánta distancia surge en un ambiente en que la comunicación (muchas veces basta sólo un simple saludo; a veces sólo basta "ver" a un otro), se da desde la indiferencia!

Preguntas: ¿Cómo nos estamos comunicando?
(tomando en cuenta que es imposible no comunicar y que, hagamos lo que hagamos, estamos comunicando algo)
¿Qué estamos comunicando? Y, sobre todo, ¿Qué está recibiendo la gente de lo que comunicamos?

lunes, agosto 13, 2007

Haciendo que las cosas pasen.

Dejo constancia: Cambió mi actitud.
Desde un tiempo a esta parte, he decidido jugar mi propio partido desde una nueva posición. Una posición que, si bien conocía, no manejaba tan bien.
O, por otro lado, manejaba perfectamente la posición contraria, la cual, además, me había funcionado...aparentemente

Stephen Covey plantea que uno de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, es la proactividad. Es decir, la gente que le va mejor tiene dentro de sus variantes, la capacidad y la actitud de hacer que las cosas pasen.

Llevado a números, Covey expone el principio 10/90. Esto significa que una persona que ya tiene avanzado o que dentro de su círculo de control maneja solamente el 10% de una situación, puede hacer que el otro 90%, que no depende de él, suceda...Sólo con la actitud de querer y creer que las cosas pueden pasar cuando uno se lo propone.

Desde hace un tiempo, me decidí a ver mi vida desde esta posición. Sabiendo que, con mi forma de responder antes las situaciones, tengo avanzado una gran parte del camino.

¿Qué me llevó a cambiar mi forma de ver las cosas?

Antes que todo, darme cuenta que, mirando la vida como la miraba, no tenía ningún sentido vivirla. ¿Para qué intentar hacer algo si mi pensamiento es que no hay nada que yo pueda hacer?
Influyó el hecho de sentir, con angustia, que estaba dejando pasar oportunidades maravillosas en mi vida...

...El destino me está dando segundas opciones y, esta vez, no quiero perderlas. Si no funciona, al menos quiero poder acostarme y decirme: "Bien hecho, hiciste todo lo que estuvo en tus manos". Quizás con pena, tal vez frustración, rabia ( o cualquier emoción de las que se sienten cuando uno pierde oportunidades así), pero tranquilo emocionalmente, sabiendo y sintiendo que lo entregué todo. Que hice todo lo que estaba a mi alcance.

Ha sido un paso enorme. Me siento bien así, porque tengo "algo" por lo que jugarmela. "Algo"...lo que sea. Pero sabiendo que si yo puedo hacer que las cosas pasen, ese "algo" aparece constantemente. Esa construcción de mi sueño pasa a tener un sentido que antes no tenía.

Detalles tan simples como asumir que un vaso de bebida no se cae...yo soy el que lo boto.
Pensar que la pregunta para la frase: "las cosas son así", no es "¿Por qué a mí?", sino "¿Qué hago yo con esto?"
Saber que si nadie me ayuda, no es porque el resto no lo haga..sino porque yo no he pedido ayuda de la manera correcta (o simplemente, no la he pedido)...

Las cosas, desde hace un tiempo, están en mis manos...Y esta actitud me empodera, me hace crecer...
Me he puesto focos y me estoy permitiendo poner toda mi energía en las cosas que puedo influir. En las cosas que puedo hacer que pasen.

Ya empecé y desde acá, no alcanzo a ver el término de este camino...

lunes, julio 23, 2007

Crítico interno

¿Por qué últimamente me enfoco en lo que no funciona?
¿Por que esa mirada que ya creía superada de "mostrar las cosas como son"?
¿Mostrar mis puntos de vista de forma "frontal" y "crítica" me da más fuerza?

...Estoy encontrando espacios de aprendizaje...

Acá estoy...Esto me está pasando

¿Temor? ¿Angustia? ¿Miedo? ¿Ansiedad?

El cuerpo habla, entrega señales...y las señales que estoy sintiendo, no me gustan tanto.

Por un lado, es hermoso saber y sentir que mi cuerpo me quiere decir algo...Por otro lado, la incertidumbre que provocan las Sensaciones Sentidas que no soy capaz de entender aún, me complica.

"Incertidumbre"....Esa es la palabra que representa el "lugar" en que me encuentro.
"..................."....Este espacio que representa lo que me está pasando: Es decir, no tengo idea qué me pasa.

En general, suelo ser más kinestésico que visual o auditivo; frecuentemente, siento sensaciones (valga la redundancia...siento "cosas" en el cuerpo...y les doy importancia)

El clásico nudo en la garganta, vuelve a aparecer...En algunos momentos, esta sensación significó que algo me aprisionaba...En este momento, aún no descubro qué significa...

Siento que varias áreas de mi vida están formando un círculo, un proceso que funciona muy bien. Trabajo, amigos, fútbol, reencuentros con compañeros de camino que tenía dejados de lado, procesos dolorosos que he dejado atrás...

Entonces, ¿hay algo que va mal?

Según mi parte racional, no...Todo bien.
Según mi parte emocional, al parecer sí...Algo no está andando y necesita salir.

Ufff...Escribo para vaciar la angustia. En momentos como éste (y con sensaciones como éstas), me gustaría poder dibujar una puerta hacia otro lugar...un lugar donde escapar de miedos y angustias, pero, irónicamente, puedo escapar de todo (una cárcel, una relación, una responsabilidad, etc.), excepto de mis sensaciones. No puedo huir de mí mismo.

Y acá estoy...con este pequeño espacio de incertidumbre, que para bien o para mal, me pide atención...
Y con un gran espacio de buenas (buenísimas) experiencias, que me han permitido crecer enormemente como persona.
¡Con cuántas nuevas herramientas me siento! Sólo espero que ésto que he aprendido no sólo me sirva para formar a otras personas, sino que me ayuden a ayudarme en estos momentos de angustia.

P.D.: Gracias a los que lean, porque de una u otra forma, son parte de mi desahogo.

jueves, junio 28, 2007

¿Hacia dónde orientar la formación de personas?

Cada vez toma más fuerza para la alta dirección de las empresas, un tema que para los psicólogos organizacionales puede parecer ser evidente y transparente: La capacitación es una inversión.
No es solamente un "favor" que se le hace a las personas, ni algo que hay que hacer y que no reporta resultados claros a la organización. No es, tampoco, sólo un medio para tener a la gente contenta.

Se está haciendo cada vez más claro que capacitar y formar personas trae consigo un retorno monetario de la inversión realizada.

Entonces, en vista de este nuevo escenario, surgen las preguntas obvias: ¿Qué tipo de capacitación debemos realizar para lograr un impacto en el negocio? ¿Cómo hacer de la formación algo realmente estratégico?

¿Posibilidades? Muchas.

Me gustaría poner solamente dos distinciones que he escuchado sobre la mesa:

1- Formación orientada a resultados. (capacitar en protocolos, estándares, competencias técnicas)
2- Formación orientada a las personas. (formar en competencias relacionales y del sí mismo. Autogestión)

Curiosamente, me ha tocado escuchar estas dos alternativas de orientación de la formación como polos opuestos: La capacitación orientada a resultados, como un opción más "dura", más conectada con el negocio o con la estratégia y la capacitación orientada a las personas, como un tema más blando, para mantener a las personas contentas.

Sin embargo, me gustaría abrir algunas posibilidades.

¿La formación orientada a personas (es decir, con metodologías de autoconocimiento, de reflexión, en un formato experiencial quizás) trae o no resultados estratégicos para la organización?

¿La formación orientada a resultados, realmente provoca resultados sobresalientes y de largo plazo si sólo se enfatizan temas que impactan en el negocio en áreas tangibles, concretas y, en definitiva, medibles?

Difícil es generar indicadores medibles acerca de temas como el autoconocimiento. En espacios de aprendizaje quizás sea menos discutible, pero en el día a día de una empresa cualquiera, ¿cómo se hace?. Incluso, yendo un poco más allá: ¿Impacto más en el negocio mientras más me conozco a mí mismo? No es un tema claro ni con respuestas definitivas; puede ser incluso una apuesta.

Por lo mismo, simplemente abro el tema y dejo abierta la discusión, aunque presento a continuación mi punto de vista:

Mi (escasa) experiencia, me dice que la orientación a las personas es un foco que no se puede dejar de lado en la formación de personas.
Mi sensación sentida, también prefiere creer que es así.

Lo que hago día a día en el trabajo con personas, me ha mostrado que, el hecho de conocerse más a fondo, puede hacer que el desempeño y, por lo mismo, el impacto en el negocio, sean altísimos, sobre todo en una organización en la que existen condiciones para que estas personas saquen a relucir su potencial (condiciones que muchas veces son creadas por las mismas personas que han sido capaces de observarse, ver espacios de aprendizaje y posibilidades de acción en el entorno en que se encuentran)

Quizás el enfocar la formación o capacitación hacia las personas y esperar desde ahí resultados sobresalientes, es un cambio radical (pero necesario) de paradigma, porque los protocolos, y los formatos muy estructurados ya no están dando los resultados esperados; por esto, mi propuesta es muy simple:

Si lo que hacíamos ya no da los resultados que buscamos, hagamos algo diferente y obtendremos resultados diferentes: Orientemos la formación de personas (justamente) a las personas y su potencial.

sábado, abril 07, 2007

Distinciones entre realidad e ilusión. (Y el valor de la fe en cada una)

Ilusión? Realidad?

A pesar de la dificultad (o imposibilidad) de diferenciarlas, la distinción entre una y otra toma sentido, sobre todo, cuando una persona sufre; cuando una persona tiene algún problema, alguna crisis.

La realidad será tomada, en este caso, como algo a lo que uno puede aferrarse, algo estable (independiente de que ésto "realmente" exista o no). La ilusión, en cambio, será tomada como algo de lo que se puede tomar distancia, algo que uno puede dejar ir, porque en el fondo, no existe en sí misma, sino sólo como una percepción.
Es importante destacar que, tanto lo real como lo ilusorio, son distinciones personales, no convenciones de una mayoría.

Existen dos significados, a grandes rasgos, que una persona le puede dar a una situación.
- Una situación es positiva.
- Una situación es negativa.

Cuando una situación es positiva (según la valoración que la propia persona hace de ésta), lo conveniente es tomar esta situación como algo real. Al ser tomada como algo real, la situación se concreta, se hace tangible y esto permite perpetuarla en el tiempo, porque al ser algo estable y concreto, modificarla se hace difícil.
Así, se crea un círculo virtuoso de hacer real lo positivo.

Cuando vivo momentos de felicidad, me gusta aferrarme a ellos. Tener fe de que van a durar para siempre. Si no soy capaz de tener fe en algo (lo que sea) voy a terminar compadeciéndome de mí mismo. En este caso, la fe en la realidad, es lo que me permite entregarle algún sentido a futuro a lo que vivo, permitiéndome creer que ese momento de felicidad, durará para siempre. Si no tengo esa fe, ¿para qué vivir la situación? Mejor sería que todo pasara lo más rápido posible. Todo daría lo mismo.

Cuando una situación es negativa, al contrario, el ideal sería vivirla como una ilusión; es decir, siendo capaz de tomar esa distancia que permita, por una parte, aprender de lo vivido, pero también superarlo, dar ese paso que permite dejar atrás los problemas.
De esta forma, lo que se busca, es tomar esta situación negativa como algo que no está ahí, sino que es creado por la propia persona.
Así, se rompe el círculo vicioso de hacer real lo negativo.

Cuando vivo momentos de tristeza, prefiero, por una parte, ser capaz de dejarlos escapar. Por otra parte, aprender de ellos, es decir, nuevamente vivir con fe. Fe tanto en que ese problema se superará, como en que ese problema me servirá de algo, como aprendizaje. Fe en que ese algo negativo que me está sucediendo no da lo mismo o que no es solamente algo negativo. Otra vez, la fe (esta vez frente a una ilusión), es lo que me permite entregarle algún sentido a lo que quiero distanciar de mí. Si no tengo esa fe, ¿para que sirve una desilusión, un problema? Mejor sería que todo pasara lo más inadvertido posible.

Ahora, ¿cuándo surgen los problemas? O ¿cuándo podemos decir que tenemos un problema?
¿Podemos decir que vivir una situación negativa es un problema?

Según mi opinión, el problema surge cuando la situación negativa es percibida como la realidad; cuando uno se aferra a algo que trae consecuencias negativas.
Es, en este caso, cuando comienzan a aparecer síntomas en la persona. La depresión, por ejemplo. Existe una situación negativa a la que me aferro.

¿Cómo escapar?

Si esta situación la percibo como real, no puedo. Es estable.

En cambio, si se logra percibir la situación negativa como una ilusión, como algo de lo que se puede tomar distancia, lo negativo de la situación se ve como algo pasajero, de lo que se pueden sacar enseñanzas, pero que, en el fondo, no es algo estable ni concreto. Por lo mismo, los síntomas no aparecen, porque lo negativo no hace sufrir. Se ha logrado una desidentificación (la persona no es lo que le pasa) o un distanciamiento (la persona no vive amarrada a lo que le pasa)

Como complemento de todo lo anterior, el principal cuestionamiento que debe existir en toda situación, es sobre el "problema". ¿Cuál es el verdadero enemigo a vencer?

¿El enemigo es la situación negativa? ¿O es el sentido que tiene esta situación para la persona?
¿Hay que observar el sentido o el referente?
¿Importa de verdad el referente, si lo que busco es transformar la situación negativa en una ilusión?

Obviamente no. La respuesta está en el significado. Y la solución, en tomar este significado como una realidad o como una ilusión.

Si no se logra determinar cuál es el verdadero problema a atacar, la situación negativa se transforma en algo real y la posibilidad de superar el problema, en una ilusión.


P.D.: Un agradecimiento enorme a Karen Araneda, quien, con su profundidad y capacidad de escuchar, hizo posibles muchas de estas reflexiones.

domingo, enero 14, 2007

El poder del lenguaje.

El postulado central de la Ontología del Lenguaje, indica que el poder es un fenómeno que emerge del lenguaje. Sin lenguaje no hay poder.
Sin embargo, el poder como fenómeno lingüístico es verdaderamente tal, cuando cumple principalmente con el requisito de que el entorno le confiera el poder a esta persona, para, a partir de esta posición, poder declarar; poder utilizar su poder para cambiar el mundo.

Este postulado en el que se basa la Ontología del Lenguaje, a mi modo de ver, tiene algunos aspectos que son necesarios de aclarar, puesto que de lo contrario, las consecuencias en las organizaciones pueden verse a simple vista: Verticalización de la estructura de la empresa, distancias difíciles de acortar por parte de los líderes y de los trabajadores e, incluso, climas laborales tensos y polarizados.

¿Por qué podrían provocarse estas dificultades organizacionales?

Simplemente porque una gran mayoría de organizaciones aún se basan en una pirámide en la cual la cúspide (dueños, propietarios, accionistas principales), son los encargados de declarar: declaran la Visión de la empresa, declaran la Misión, los Objetivos, etc. La parte central de la pirámide (Gerentes y Subgerentes), utilizan el acto de habla de pedir: toman las declaraciones de los que están sobre ellos y le piden a los trabajadores que cumplan, que entreguen resultados, que hagan surgir a la compañía. Por último, la parte baja (y mayoritaria) de la pirámide, es decir, los trabajadores, sólo tienen el poder de prometer: no pueden ni declarar, ni pedir. Solamente pueden prometer resultados, prometer su mejor esfuerzo, prometer su incondicionalidad a la organización, etc.

Es decir, el verdadero poder en las organizaciones se encuentra arriba, en los dueños. Si no se logra que cada uno de estos tres estamentos sea capaz de utilizar en diferentes ocasiones algún tipo de poder (indistintamente, cada uno de los tres niveles piramidales debería tener el poder de declarar, pedir y prometer), las distancias y los conflictos agrandan sus brechas, comprometen sus soluciones y perjudican completamente a la organización, desde el área de los resultados, hasta el área de las personas, pasando por los clientes y por los procesos.

Por lo mismo, no se puede negar que el lenguaje, realmente es una fuente de poder; sin embargo, el objetivo primero de un Psicólogo Organizacional Humano de la UAI, es ser capaz no sólo de escuchar las necesidades de los estamentos más bajos, sino que de validarlos como un legítimo otro, entregarles poder a través del lenguaje y de comprometerlos y alinearlos con los valores más intrínsecos de la compañía.

Antes de que esto suceda, es muy simple hablar del poder del lenguaje, sin notar que éste es un poder sesgado, aislado y que sólo le corresponde a unos pocos afortunados capaces de cambiar el mundo según sus propias y más profundas necesidades, utilizando a las clases trabajadoras prácticamente como medios para alcanzar sus objetivos finales, que están relacionados con mantener rentable a la organización, lo cual es necesario y un fin último en las empresas, pero mi planteamiento principal, es cambiar la forma estucturada y vertical que, en general, se impone en el mundo organizacional.

martes, enero 09, 2007

Diseñando mi Futuro

1- ¿Cuáles son los valores centrales aprendidos a lo largo del MPO 2006?

Los principales valores son la pasión, el anhelo o un sueño, la humildad para aprender, el centrarse en el potencial generativo, la aplicación estratégica de los anhelos.

2- ¿Cuáles de estos valores son posibles de utilizar para construir mi futuro?

Sinceramente, dejando de lado cualquiera de estos valores, creo que el futuro no estaría completo. Siento que los valores que creo que entrega este programa, son esenciales para la construcción del futuro. Si cualquiera de estas piezas se cae, el ensamblaje completo se debilita. Por lo mismo, cada uno de estos valores no sólo es posible de ser utilizado, sino que es fundamental en la construcción de lo que viene.

3- A partir de estos valores, ¿qué y cómo imagino que podría hacer para construir mi futuro?

A partir de estos valores, creo que lo fundamental para construir mi futuro es dejar de lado ciertas actitudes y percepciones acerca de las otras personas, que muchas veces me llevan a verlos como menos capaces o incompetentes. Me imagino integrando equipos de alto desempeño a partir de mi humildad para darme cuenta que cada persona tiene algo que entregar.

4- ¿Cómo podrían volverse estos sueños en planes concretos?

Lo primero y fundamental, es un cambio personal. Un cambio a nivel de creencias de que hay personas que no me aportan mucho. Un cambio a nivel de actitudes para darme cuenta que cometo errores (graves muchas veces) y que el poder mostrarme como alguien capaz, va de la mano con la humildad de aceptar otras opiniones o soluciones.Sólo a partir de esto, los sueños pueden llevarse a planes concretos bien enfocados, como crear una estrategia de acción de hacia dónde quiero ir, cómo quiero hacerlo. En este sentido, trabajar con un Proceso de administración estratégica personal, me hace mucho sentido. Es una manera concreta (que probablemente voy a utilizar) de tangibilizar planes de acción.En este sentido, creo que la clave que he aprendido durante este año es la de llevar al plano personal modelos aprendidos para gestionar en empresas. El Balanced Scorecard personal también es una forma interesante de ponerme indicadores concretos en 4 dimensiones para darme cuenta de hacia dónde quiero ir, cómo hacerlo y, en el fondo, seguir una estrategia concreta.

5- ¿Cómo sostener el cambio en mí o en mi proyecto?

El cambio finalmente se sostendrá cuando todas estas estrategias pasen de ser simplemente herramientas para autogestionarme o alcanzar metas personales en mis proyectos a ser una actitud ante los distintos escenarios de mi vida. Es decir, dejar de utilizar modelos porque es el mejor camino que dice la teoría, y comenzar a utilizarlos porque me hacen sentido y se adecúan a lo que voy sintiendo, para transformarlos finalmente en una filosofía de vida que me apasione y, finalmente, me mueva.

6- ¿Qué indicadores mostrarían que lo estoy sosteniendo?

Los indicadores pueden dividirse en dos frentes. En primer lugar, el hecho de alcanzar los indicadores personales o las metas que me planteo en mi estrategia, es una muestra formal de que la estrategia se está cumpliendo.En segundo lugar, los indicadores pasan a ser más personales o relacionales. La sensación sentida no ha fallado hasta ahora para “decirme” que voy por buen o mal camino, por lo que creo que no debería fallar en el futuro. Y, por otra parte, en un ámbito relacional, el hecho de darme cuenta que estoy manteniendo a las personas que considero valiosas a mi lado, a pesar de los múltiples proyectos o sueños que esté realizando, es un indicador concreto de que el cambio va por buen camino.

7- ¿Qué tomaría como señal de alarma de que no lo estoy haciendo?

Primero, el no alcanzar los objetivos estratégicos personales es el indicador concreto de que no es sostenible mi cambio. Y, por otro lado, sentir que estoy fallándole a las personas valiosas en mi vida o estar incómodo, sin ganas de levantarme para seguir intentando alcanzar mis metas o indicadores, serían signos claros de que el cambio no lo estoy sosteniendo y es hora de volver a plantearse nuevos caminos.

miércoles, diciembre 13, 2006

Cierre de un proceso - MPO 2006

Cerrando un año y un intenso proceso, tanto de aprendizaje como de autodescubriemiento, es hora de hacer balances y de hacer revisiones acerca de lo que fue, cómo fue y sobre lo que viene.

Mi ingreso al Magíster en Psicología de las Organizaciones se produjo partiendo de la base de una mentalidad “ganadora”. Una actitud que me exigía ser el mejor, casi a cualquier precio. Específicamente, una actitud que miraba en menos a otros, que me hacía creerme superior, quizás porque realmente iba uno o dos pasos adelantado (en el sentido de que era de los pocos que había trabajado, tanto en el sector privado como público, e integrando equipos como un Centro de Alumnos)

Jamás imaginé que al cabo de 10 meses de intenso proceso personal, iba a descubrir que a la cima no se llega superando a los demás, sino superándose a sí mismo.

Golpe a golpe, caída a caída, palo a palo, fui convenciéndome de que mi actitud y mi forma de ver al otro, no me gustaba, no me hacía sentido. Era una coraza que me permitía desenvolverme con muy buenos resultados, pero estaba dejando cosas de lado que por mi esencia, no debería haber dejado.

Cada golpe que recibió mi ego este año fue un duro proceso de aprendizaje. Cada fracaso (que fueron pocos, pero lo suficientemente fuertes como para provocar terremotos en mí), me permitió conocerme más; darme cuenta de que hay formas de ser que me hacen mal y formas de ser que me hacen bien.

Lamentablemente, terminó este proceso y aún estoy digiriendo todos estos cambios. Tengo una idea acerca de cómo quiero ser y como quiero que eso se vea en el resto, pero todavía no soy capaz de proyectarla hacia fuera. Es que este proceso de conocerme y cambiar ha sido un verdadero “parto”…Difícil, complicado, doloroso en ocasiones, pero viéndolo desde acá, tremendamente valioso, potente, útil.

Ya hay un camino más claro en mi vida…Siento, al fin, que mi rumbo es correcto…Había otro camino que voy descubriendo paso a paso y, lo más importante, buscando superarme a mi mismo, no a los demás.

viernes, diciembre 01, 2006

Condiciones de viabilidad para implementar el BSC en empresas que operan en Chile.

Me siento realmente orgulloso de la tesis que hicimos (Juan Pablo Gevert, Felipe Valdés, Tomás Vergara y yo)...Después de un arduo trabajo, terminamos el proceso...y me gustaría mostrar el resumen del entregable final...

"El Balanced Scorecard es una herramienta de gestión y planificación estratégica que facilita el proceso de aterrizar la estrategia en la acción de las personas; sin embargo, su implementación en muchas oportunidades no se traduce en los resultados esperados inicialmente y es necesario considerar factores tanto positivos como negativos que facilitan y dificultan su implementación.

El presente trabajo hace referencia al modelo planteado por los autores Norton & Kaplan, al cual, por las necesidades detectadas a través de la observación de la realidad organizacional chilena, se le agregó una etapa previa de implementación, llamada Etapa Cero, además de una evaluación de las condiciones de viabilidad, a través de facilitadores y dificultadores en cada una de las cinco etapas planteadas en el Modelo Estratégico de Implementación Integral.

El objetivo: adaptar las normas y estándares globales del modelo, a la realidad local."


Wow...Que potente...Gracias JP, Felipe y Tomás, por la experiencia de participar en un equipo de alto desempeño..y por sacar este productazo!

jueves, noviembre 09, 2006

Autorretrato

Tal vez me he hecho creer que soy más fuerte de lo que realmente soy. He pensado, al parecer en vano, que tengo más argumentos que los que estoy siendo capaz de esgrimir.

Tantas veces se me ha dicho que quien no se arriesga no cruza el río, que me estoy autoconvenciendo que debo cruzarlo. No se si será necesario, pero mi inseguridad a veces me obliga a parecer más fuerte, como queriendo demostrarme una vez más que sí soy capaz. Y que mejor forma de parecer fuerte que cruzando caudalosos ríos.

Hasta ahora, he pensado tanto en lo que debería (otra vez esa dañina palabrita) estar sintiendo, que no había tenido tiempo de ver que es lo que realmente siento. Quizás tenía miedo de mirar en mi interior.

Sin embargo, estoy cambiando y necesito que mis sentimientos cambien conmigo. Algunas veces no seguí los impulsos de mi corazón e hice mucho daño; a mi y a otros. Cometí errores y me cuesta perdonarme, porque perdonarme me hace sentir mas débil...

viernes, octubre 27, 2006

Saturación Organizacional: ¿Cuál es el rol de RR.HH?

En un mundo organizacional globalizado y cambiante (frase tan repetida como certera), los límites se difuminan; prácticamente no hay barreras que la tecnología no pueda superar. Las relaciones inter e intrapersonales corren el riesgo de volverse caóticas: cara a cara (pocas veces), teléfono, mails, en varios idiomas incluso...directas, indirectas...Ufff...

Volver atrás es imposible; la planificación, la organización, el cambio, la gestión, etc., ocurren en este lenguaje. La solución es adaptarse y utilizar el contexto como motor. No luchar contra él, sino utilizarlo a favor de la Gestión.
Ahora, si pensamos que la forma de cada persona de movilizarse a través de esta saturación social, está determinada por la estructura (no sólo física, sino que también psíquica), es fundamental plantear los siguientes problemas:

Esta nueva cultura, con la saturación organizacional que trae implícita, ¿produce un impacto en la forma en que conceptualizamos nuestro "Yo"?

Como encargados de trabajar con el capital humano de las organizaciones, ¿qué rol debo cumplir (si es que debo cumplir alguno) con el fin de que el "Yo" desde el cual cada uno de mis colaboradores se enfrenta a la saturación organizacional (y a la saturación del "Yo") sea adecuado a las necesidades personales de cada uno y logren el equilibrio con las necesidades de la organización?

Está claro que el objetivo de la Organización es ser rentable y, en ese contexto, las personas deben colaborar (a cambio de compensaciones) para cumplir esta meta.
Ahora, ¿cómo es la forma que tiene la Organización de alcanzar ésto? ¿Con qué lenguaje se crean las relaciones laborales (inter e intrapersonales)?

¿Saturando?
¿Presionando?
¿Con cuánto repertorio? ("Los límites del lenguaje (...) significan los límites de mi mundo" Wittgenstein, L.)

¿Para la organización, soy un perfil, soy un cargo, soy un medio para alcanzar un fin o soy una persona?

En el caso de que una Gestión de RR.HH. trabaje con el capital humano, buscando que se sientan cómodos, pero tratándolos simplemente como un perfil, un cargo o un medio, la conceptualización del Yo cambia. Es distinta a la de una persona que realmente se siente "humano" para sus jefaturas y colaboradores.

Cuando los procesos como la emoción, la voluntad o la inspiración dejan de ser la esencia real y significativa de las personas para la Organización, se cae en la Saturación Organizacional, debido a la distorsión del Yo, que pasa a ser algo carente de estas características realmente humanas: Se cae, como dije anteriormente, en un perfil laboral, en un cargo funcional para las altas direcciones.

Queda claro entonces que, con el fin de lograr un impacto positivo en la conceptualización del Yo de los stakeholders (me permito ampliar el concepto, sacándolo únicamente de los trabajadores) de la Orgnanización, la forma en que se expande el vocabulario de la expresión del Yo, pareciera fundamental.

¿Entonces? ¿Alguna solución concreta?

Los estados de ánimo determinan lo que es probable que una persona haga o deje de hacer.
En este sentido, ser capaz de "manejar" las emociones de mis colaboradores (o stakeholders en general) es una de las posibles soluciones. (Quizás la palabra "manejar" puede sonar a manipulación: en este contexto, prefiero tomarla como un "diseño de conversaciones emocionales")

Pero, ¿cómo puedo manejar una emoción de alguien que no soy yo?
- Escuchando...Escuchando a la persona, no a mis interpretaciones de la persona.

Sin embargo, es importante destacar que esta escucha activa, "siendo con un otro", no debe perjudicar las decisiones estratégicas.
Una decisón difícil, "negativa" para una persona o un área, debe ser tomada si es necesaria; escuchar no significa ser blando, sino que muestra que la forma de hacer gestión es importante.

Ser capaz de Comunicar escuchando al mismo tiempo, es capacidad de pocos actualmente y es el aspecto fundamental de la gestión, puesto que permite no sólo consolar, ayudar o acompañar, sino que también permite alinear a la persona escuchada con las estrategias organizacionales (simplemente, porque esta persona pasa a ser "parte de" a sentirse como una persona valorada dentro de un proceso), lo cual es el aspecto central de la misión de un encargado de RR.HH., pero, con esta nueva mirada que cambia la forma de hacerlo, el proceso de desarrollo del capital humano en las organizaciones alivia, en parte, la Saturación del Yo Organizacional.

domingo, octubre 15, 2006

Equipos de Alto Desempeño: ¿Qué se necesita?

Luego de varias experiencias trabajando en equipos de bajo y de alto desempeño (Equipos laborales, de fútbol, de atletismo, Centro de Alumnos, equipo de Tesis, etc), siento que he encontrado ciertas características comunes a unos y otros, que, de darse dentro de un equipo, puede llevar a alcanzar o no alcanzar los resultados esperados y exigidos.
Es decir, existe un perfil común de los equipos de alto desempeño que los lleva a conseguir sus logros, así como los equipos que, en general, no cumplen con estos factores, se transforman en equipos de bajo desempeño.

Los factores que componen este perfil, son entonces:

- Fijarse metas difíciles, pero no imposibles de alcanzar; que logren motivar sin desanimar por la complejdidad del objetivo final. Es decir, que el objetivo parezca difícil, no inalcanzable.

- Generar un equipo que, además de trabajar arduamente en alcanzar las metas propuestas, se de tiempo para divertirse y generar vínculos más profundos que los de un grupo que busca solamente resultados.

- No buscar personas con las mejores competencas posibles, sino aquellas personas que, con sus propias competencias (de un nivel higienicamente alto, se entiende), complementan las del resto del equipo.

- Tener visión a futuro, buscando qué carencias existen para intentar solucionarlas. No trabajar con lo que ya existe de forma estructurada, sino que tomar algunas cosas de lo existente, mirarlas desde otro punto de vista y entregar soluciones nuevas.

- Partir de una competitividad a la base del equipo, que guíe y entregue un foco a seguir y, una vez que se ha definido la misión, y valores del equipo, generar el ambiente de colaboracion que permita mantener el impulso dado por la competitividad.

- Sin embargo, mi experiencia me ha mostrado que el aspecto principal no nace del equipo, sino que nace de cada uno; son factores intrínsecos: la capacidad de automotivarse y de trabajar con pasión por los objetivos que se buscan y por la forma de alcanzarlos.