jueves, diciembre 11, 2008

¿Cuál es nuestro valor agregado?

He escuchado en varias empresas que he conocido (como consultor o como trabajador), el clásico comentario de personas de RRHH que, en busca de validación, hablan de su búsqueda de convertirse en un "socio estratégico"

Ser "socio estratégico" es una frase tan recurrente dentro de RRHH, que ha perdido casi completamente el sentido para mí. Escucho mucha gente que dice ser socio estratégico, que quiere ser socio estratégico, que sueña con ser reconocido como socio estratégico y que se sienta en su escritorio todos los días a hacer lo mismo de siempre...Gestionar papeles, realizar sus rutinas, cumplir con los procedimientos...

¿Cómo estamos validándonos como área? ¿Somos claves para el negocio?

¿Es relevante para nuestro gerente general disminuir la rotación de un 10% a un 8%? ¿Es relevante para nuestros accionistas subir de 80.000 horas por persona a 90.000 por persona en temas de formación?

Sin duda, los objetivos que muchas veces nos ponemos no son relevantes para nadie más que para nosotros mismos.

¿Por qué?

Porque no conocemos realmente el nogocio.
Haciendo una autocrítica, ¿qué tanto conocemos a nuestras áreas financieras, comerciales, tecnológicas o de operaciones?

Como encargado de la formación de una importante empresa nacional, no me basta con saber que a la gente de ventas no la puedo sacar para una capacitación los últimos días de cada quincena. No puede ser que nuestro mayor acercamiento al negocio se reduzca a saber que los últimos días de cada quincena es el cierre de las metas.

Últimamente me he sentido en un mundo de recursos humanos muy débil y poco validado y eso no es culpa de los accionistas, ni gerentes de otras áreas. Es nuestra exclusiva responsabilidad: He llegado a escuchar que ahora que la crisis nos golpea, tenemos que cortar la formación de personas en temas de liderazgo o managment (los famosos temas blandos) y tenemos que darle fuerte a la capacitación en productos y técnicas de ventas, porque la crisis se supera vendiendo.

¿Queeeeeeeeé?
¿Realmente aportamos al negocio? ¿Qué es esto? ¿Es realmente ser socio estratégico o es ser un experto administrativo? ¿Ésta es nuestra forma de generar cambios?
No he investigado aún, pero podría afirmar desde ya que las empresas que inviertan en sus líderes y en los temas más estratégicos, superarán con mucho mejores herramientas (y mejores números) esta crisis, que aquellas que inviertan en lo obvio: Productos, servicios, ventas...

En general, no aportamos...¿Por qué? Porque no lo conocemos.
¿Somos capaces de sentarnos con un gerente comercial a diseñar un plan de formación que impacte en las ventas? ¿Somos capaces de sacar una línea de tendencia de lo que deberían vender nuestras FFVV y hacer el contraste (y ver los cambios) después de lo que hacemos como área?
(Sé que hay otras variables que influyen y que es improbable aislarlas todas, pero si no creemos que RRHH puede impactar en los resultados, ¿para qué seguimos trabajando en esto!!?)

¿Somos capaces de identificar los indicadores que nos llevarán a mejores resultados?

Nuestros esquemas de gestión del talento, nuestras evaluaciones de desempeño, nuestros programas de retroalimentación, nuestras políticas de selección, nuestros diseños de la formación, nuestros sistemas de compensaciones, ¿están diseñados para aportar valor? ¿O están diseñados para cumplir con lo que le corresponde por historia a RRHH? (Cumplir administrativamente o ser un gran adalid de las personas de la empresa?)

Otro de los comentarios que escucho en RRHH es que somos un área de apoyo. Si bien es cierto, me gustaría hacer algunas distinciones. Ser un área de apoyo no significa cumplir en todo a las áreas comerciales y financieras, sino que significa sentarnos en la mesa con lso gerentes y jefes comerciales y aportar para alcanzar resultados y objetivos desde la mirada de las personas. Somos expertos en personas (se supone, aunque cada vez lo dudo más, salvo excepciones) y desde ahí, podemos argumentar, podemos refutar, podemos estar en contra de lo que piensa un gerente comercial y aportarle una nueva mirada. Tenemos que empezar a discutir con ellos con altura de miras.

¿Cómo alcanzamos resultados para nuestros accionistas? ¿Cómo hacemos progresar a nuestra sociedad?

Estas son las preguntas que desde RRHH debemos respondernos. No se trata sólo de seleccionar, de cubrir vacantes, de hacer más horas/hombre, de ascender a una persona que se lo merece. Se trata de aportar, de marcar diferencias, de generar valor agregado.

Dejo la pregunta planteada:
¿Dónde estamos impactando como RRHH? ¿Qué pasaría en la empresa si tu área de RRHH se acaba? ¿Pasaría algo grave? ¿Pasaría algo que alguien no pueda hacer desde otra área?

Tú, ¿cómo lo estás haciendo desde tu cargo en RRHH en tu empresa?
Cuando te vayas de donde estás, ¿alguien que no sea de RRHH te recordará por tu estilo de hacer una gestión distina y por los resultados que alcanzaste por ello?

Dejo abierta la discusión...

6 comentarios:

Mario Fuentes E. dijo...

Que buen post Raimundo¡¡ la pura verdad, aunque mi área es otra (Marketing y diseño), comprendo muy bien la problemática que expones, a nosotros los diseñadores con conocimientos de marketing nos pasa algo similar, en países competitivos RRHH y Marketing son departamentos vitales para la competitividad y aquí calculo que estamos 15 años atrasados en la gestión correcta de esas áreas.

Saludos.
Mario Fuentes E.
www.disenoymarketing.blogspot.com

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Raimundo,

Que buena autocrítica de RRHH has hecho. Aunque como dice Mario Fuentes, creo que todas las áreas deberían ser autocríticas.

Respecto de la crisis, y las desvinculaciones que las empresas están haciendo, ¿qué crees que se puede hacer para motivar a los empleados que están con la moral y el ánimo bajos, debido a la incertidumbre, lo cual está afectando la productividad, sobretodo en las pymes?

Saludos, y gracias por tu comentario en mi blog.

Rodrigo.

Mali dijo...

Buenísimo!, sòlida reflexión! gracias por las preguntas, movilizan mi necesidad de seguir creciendo y realmente aportar desde la diferencia y sello individual...que nos hace parte de una generación de cambio!
Una abrazote,

Mali

Raimundo dijo...

Concuerdo contigo Mario: Las áreas como Mktg o RRHH pueden llegar a ser claves para la competitividad de la empresa y no lo estamos siendo. Las empresas que se destacan son las que tienen competencias diferenciadoras y esa diferenciación debe venir desde las áreas que, en general, no están acostumbradas a generar valor.

Rodrigo, es complicado lo que planteas, sobre todo porque según mi opinión, el tema no va en motivar a los desmotivados. El asunto radica en hacer las cosas bien desde la raíz para evitar la desmotivación.
Las PYMES en general, tienen que luchar por llegar a fin de mes y en ese contexto, sobre todo en épocas de crisis, es impracticable prometer que no habrá más despidos.
Lo que sí es posible es generar mecanismos de desvinculación asistida que muestren el verdadero interés que existe en la empresa por la persona más que por el trabajador.

Lo otro que es clave es poder mostrar el impacto que tiene el trabajo de cada persona en el logro de los objetivos (incluso cuando el objetivo es salvarse de la crisis) Cuando una persona sabe para qué está trabajando y dónde impacta lo que hace, la sensación de la importancia personal en el logro de objetivos aumenta, así como la motivación.

Esto impilca objetivos claros y una bajada clara y bien comunicada a la gente, lo que no siempre es fácil, pero que con un trabajo serio y enfocado en el largo plazo, es factible.

Por último, creo que la clave está en que los líderes tengan la creencia que la crisis es una oportunidad. Se puede actuar de esta forma, pero si la gente que guía el barco no está verdaderamente convencida, es muy difícil guiar al resto hacia las oportunidades.

Cambiando de tema, al final salieron campeones?

Saludos,
Raimundo

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Raimundo,

Muchas gracias por los consejos e indicaciones. En realidad, el que está más complicado, es el dueño de la pyme, pues es muy "humano" y ve como la gente está asustada y que las ventas están casi nulas.

Respecto del Futbol, no, aun no somos campeones. Este fin de semana nos basta con el empate. Ya está toda la hinchada organizada para ir a apoyarnos. Te contaré como nos va.

Un abrazo,

Rodrigo.

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Raimundo,

¡Salimos campeones!
Un abrazo,

Rodrigo.